Wednesday, January 20, 2016

En el cerebro, sensor electrónico monitorea la salud y luego se desvanece

A partir de los pliegues y arrugas de un cerebro vivo, un sensor electrónico más pequeño que un grano de arroz transmite de forma inalámbrica información crítica de salud y luego se desvanece.

Los sensores transitorios, que pueden medir la presión, la temperatura, el pH, el movimiento, el flujo y biomoléculas potencialmente específicas, destacan para mejorar permanentemente la atención al paciente. Con un sensor que se disuelve e inalámbrico, los médicos podrían deshacerse de las viejas versiones que requieren invomilizar a los pacientes a equipos médicos y la realización de la cirugía invasiva para eliminar, lo que añade riesgos de infecciones y complicaciones a los pacientes que ya son vulnerables.

Aunque la primera versión, publicada en Nature, fue diseñado para el cerebro y probado en ratas vivas, los autores creen que los sensores podrían ser utilizados en muchos tejidos y órganos para una variedad de pacientes, desde víctimas de accidentes de coches con lesiones cerebrales a personas con diabetes.

Contienen sensores piezorresistivos biodegradables a base de silicona, que cambian su resistencia eléctrica con una ligera flexión, rodeado de más de silicio, magnesio, y un copolímero que se disuelve, poli (ácido láctico-co-glicólico) (PLGA), que ya se utiliza en los dispositivos médicos. En esencia, los sensores están hechos de elementos y minerales que ya comemos y bebemos.

Los dispositivos también se pueden personalizar con diferentes tipos de sensores y recubrimientos. Cuanto más gruesa sea la capa, más tiempo tardan en disolverse. Las versiones actuales pueden durar unos días en biofluidos, incluyendo líquido cefalorraquídeo, a temperatura fisiológica. Pero los investigadores tienen la esperanza de hacer versiones que pueden durar semanas.

FUENTE

No comments:

Post a Comment