Friday, November 6, 2015

UN OIDO ARTIFICIAL PERMITE A LAS MAQUINAS "OIR" CUANDO ESTAN A PUNTO DE MALOGRARSE

Hace unos cuatro años el desarrollador de software Gal Shaul abordó un vuelo de Tel Aviv, Israel, a Delhi, India. Shaul trabajaba para una puesta en marcha de dispositivos médicos y había sido enviado para solucionar un producto en sobrecalentamiento de uno de los clientes de la compañía. Pero tan pronto como llegó a la escena, él ya sabía que no era un problema de software en absoluto: podía oír que el ventilador de la máquina estaba atascado desde el otro lado de la habitación.

Los sonidos de las máquinas hacen que revelan mucho acerca de si están funcionando correctamente y lo que está mal con ellos. Por eso lo primero que un mecánico hace cuando llevas el coche al taller es abrir el capó y escuchar el motor. El vuelo de 11 horas de Saúl a la India se podría haber evitado si alguien hubiera pensado en poner un teléfono en el dispositivo y dejar que un soporte técnico lo escuchara. Pero a Shaul, la experiencia le revelo un problema más fundamental: el software que se ejecuta en el dispositivo no tenía ni idea de lo que estaba pasando con el hardware. La máquina no tenía forma de escuchar su propio sonido, y por lo tanto no hay manera de alertar a su propietario o sus desarrolladores que algo andaba mal.

Así que llamó a un amigo de la universidad Saar Yoskovitz, experto en procesamiento de señales analógicas, las complejas matemáticas involucradas en el procesamiento de señales no digitales tales como sonido. Juntos, la pareja fundó Augury, una empresa dedicada a dar a las máquinas un sentido de la audición. A ellos les gusta referirse como "Shazam para máquinas", en referencia a la popular aplicación que puede escuchar y reconocer canciones.

Augury es un gadget que los clientes pueden conectar a equipos como refrigeradores comerciales o calentadores a escala industrial. El gadget registra las vibraciones y el sonido ultrasónico y lo carga en el servicio de nube de Augury, donde se analiza para hacer predicciones sobre la salud de la máquina monitoreada. Los técnicos pueden utilizar la aplicación móvil de la compañía para ver el estado de una máquina y cualquier alerta que podrían indicar que algo va mal.

Esto puede sonar como una pesadilla para la privacidad y seguridad, pero Yoskovitz dice que Augury no está grabando el audio completo de todo el espacio en el que está instalado el hardware, solo los patrones de vibración producidos por la máquina monitoreada, junto con varias frecuencias inaudibles. Un fisgón tendría dificultades para hacer cualquier cosa, incluso si alguna de las ondas de sonido de una conversación se las arregla para encontrar su camino en los micrófonos de contacto del dispositivo.

Todo este audio y datos se analizan y se almacenan para que el sonido de la máquina de un cliente pueda ser comparado con el sonido de todas los demás. La idea es que Augury no necesitará personalizar su software para cada tipo de aparato que sus clientes quieran controlar . En su lugar, será posible simplemente instalar los sensores y escuchar el dispositivo para establecer una idea de lo que suena cuando está funcionando normalmente y alertar a los dueños de anomalías. Con el tiempo también va a aprender que sonidos específicos preceden a tipos específicos de fallas.

Yoskovitz piensa que esto podría terminar siendo mucho más que un simple ahorro para los técnicos de realizar viajes en avión innecesarios. Al dar a los fabricantes una comprensión más profunda de las razones, a menudo complejas, de porque sus productos fallan, Augury podría ayudar a las empresas a construir mejores productos.

FUENTE

No comments:

Post a Comment